- 4 -

Uso perverso de las redes sociales

    El referéndum del Brexit y la campaña electoral de Donald Trump han revelado que las redes sociales pueden convertirse en una herramienta muy útil para manipular a la opinión pública y dar un vuelco en el resultado de consultas y comicios, mediante la transmisión de noticias falsas (fake news).

     A partir de esas experiencias, el Diccionario Oxford consagró en el año 2016 el neologismo posverdad como la palabra del año.

   La victoria de Bolsonaro en las elecciones presidenciales brasileñas constituye un nuevo ejemplo de las ventajas que ofrece el uso perverso de ese instrumento de comunicación.

 

 

    El tráfico de información por circuitos opacos, ajenos al debate público, brinda a los grupos de extrema derecha la oportunidad de eludir todo compromiso con la verdad, haciendo que las creencias sustituyan al conocimiento de los hechos. El manejo de las redes sociales permite a esos colectivos la difusión de noticias inventadas, beneficiosas para sus intereses, y la realización de campañas infamantes contra personas y grupos objeto de su hostilidad. La repetición machacona de mensajes simples, con soluciones fáciles a problemas complejos, alienta el agrupamiento de internautas receptivos a la ideología ultra.